26 feb. 2011

SEGUIMOS CON LOS NIÑOS

Hoy el único niño que me interesa es mi precioso nieto, al que un día le dirán que se llama como aquel rey persa entre cuyos despojos halló Alejandro la caja en la que guardaría la obra de su admirado Homero, el cantor de Héctor, domador de caballos, en la ILIADA que comienza diciendo: "¡Canta -oh musa- la cólera de Aquiles!" Eso que su abuela aprendió también leyendo EL QUIJOTE.

Y también habrá que decirle que le hacían esa fotografía, días antes de cumplir dos meses de edad, cuando era el último chozno de Francisco Díaz Quijano González Castillo, que dijo que EL QUIJOTE era un libro críptico y murió en Somahoz de Buelna el 1 de julio de 1907. El neurólogo David Ezpeleta Echavarri dice que es un libro poliédrico y que quien escriba y lea sobre EL QUIJOTE debe tener muy en cuenta aquello que magistralmente expresó el Profesor Laín Entralgo: "Y comprendo elementalmente la siginificación del Quijote, cuando de modo documentado y razonable sé responder a las tres cuestiones siguientes: Qué se propuso CERVANTES al escribirlo; cómo ha sido interpretado a lo largo del tiempo; cómo lo interpreto yo, si a ello me pongo y soy capaz de salir discretamente del trance". A propósito del grabado de Gustavo Doré en el que Don Quijote cae de Rocinante derribado por el aspa de un molino, dice Ezpeleta que "las malas lenguas afirman que la mayoría de la gente sólo se acuerda de este episodio porque aparece muy pronto en la obra (en el capítulo VIII), dando a entender que es por aquí cuando se abandona su lectura".


A mí de ese capítulo, como saben, me llamó la atención que se diga que la mula del Vizcaíno no estaba hecha a semejantes "niñerías", al tiempo que se dice que el Vizcaíno era escudero de una señora vizcaína que iba a SEVILLA desde donde su marido iba a pasar a las INDIAS con un honroso cargo. Y por asociación de ideas pensaba en la "Sierra del Molino de Viento" próxima a LAREDO, jurisdicción del linaje de VELASCO. Linaje del descubridor de la isla de FLORES (Terceras de las Azores), Pedro de Velasco, que navegó en PORTUGAL para el Infante Don Enrique el Navegante, fundador de la escuela náutica de SAGRES, en la que se dice que estudiaron los hermanos COLÓN, y que fue como se llamó también el vecino de PALOS con el que Cristóbal Colón se entrevistó en el monasterio de La Rábida, al que llegó en 1485 con su hijo Diego Colón Moniz de Perestrello.


Un día este nieto sabrá también que el caballo de Alejandro se llamó BUCÉFALO, que CEFALIOS o Ceballos es el plural de CÉFALO, sinónimo de cabeza-primero-principio-origen-originario-indígena-indio como el griego ZEUS, porque todos somos Cefalios como Perceval antes que niños, y que BUELNA es el solar más conocido del apellido de DON QUIJOTE y el Condado de PERO NIÑO.